Translate

miércoles, 13 de enero de 2016

5- Un viaje más allá del Ideal.



“Manifiesten el Orden Dorado en vuestros corazones
y estarán haciendo el más certero servicio al mundo”

         Esto se entiende así:
         “Todo servicio real comienza por la propia casa”, porque no podéis dar lo que no tenéis, y no podéis enseñar lo que no habéis incorporado. Por lo tanto, lo primero es la AUTOTRANSFORMACIÓN, tras lo cual el servicio surge naturalmente, sin esfuerzo y sin necesidad de seguir ‘ideales mentales’.
         Los ideales son “modelos” que han sido una guía verdadera y necesaria en las humanidades de razas pasadas, y aún hoy ocupan un lugar especial en la mayoría de las almas, pero lo cierto es que ‘el tiempo del ideal’ también llega a su fin en cierta etapa del progreso evolutivo de la conciencia, debido a que EL DESPERTAR REAL es de tal naturaleza vital, tan vívido, que reemplaza a toda forma de ideal.
         Con el auténtico DESPERTAR interno, las creencias y referentes ideológicos y todas las filosofías relacionadas, pierden su fuerza, porque el DESPERTAR es, a partir de su manifestación, la nueva fuerza vital de la conciencia que impulsa al peregrino. Tal impulso ocurre a través de la mente vacía, pero en el espíritu despierto y consciente.

         Muchos estudiantes se paralizan cuando se tocan estos temas: el del fin del ideal y la trascendencia de la mente y de las creencias; pero es un hecho real en la evolución de la conciencia que, una vez asimilada la experiencia en el campo mental y psicológico, la ‘mente pesante’ (la identificación con creencias como foco preponderante) es trascendida.
         No debemos hablar de cómo ocurre esto, ni de la exactitud de tal proceso, porque debe ser experimentado directamente, pero sí se puede poner de sobreaviso a las Escuelas y a los estudiantes que: “todo aquello que es apego a creencias e ideales forma parte de una experiencia del alma que, una vez procesada debidamente en la conciencia, es superada y trascendida.
         Cuando esto sucede ceden las tensiones y rigideces de la vida psíquica, propios de los apegos internos a formas de pensamientos. Al ceder las tensiones internas, hay paz, y esto sucede porque el peregrino ha superado el plano mental como “identificación” y ha penetrado en ‘Buddhi-Atma’.

         Lo que llamamos “DESPERTAR” está referido a ‘la conciencia’, y se produce cuando la misma ya no se identifica con los objetos de la mente (espejismos astrales y creencias) sino que ha penetrado más allá, hacia “lo desconocido” por la mente concreta, lo cual hemos llamado Atma-Buddhi, entre otros nombres. Pero los nombres y denominaciones no son la experiencia directa. Algunos estudiantes confunden esto y creen saber lo que es el DESPERTAR, pero solo conocen las ideas o conceptos teóricos a cerca del DESPERTAR, sin haber tenido ‘la experiencia’; ‘conocen mentalmente’, no vivencialmente. Cuidado!, les decimos a estos estudiantes, porque han caído en una de las trampas de la mente, lo cual deberían poder ver y superar antes de llegar al verdadero DESPERTAR.

         DESPERTAR es “sentir”, no solo pensar…, y más aún, a veces, el pensar, cuando no es realmente inspirado por la Energía Supramental, entonces es una barrera para el DESPERTAR real. En este conocimiento están basados los sistemas de meditación que consisten en ‘dejar pasar los pensamientos como si fuesen nubes en el cielo, sin identificarse’. Pero “cuidado”, decimos una vez más a los estudiantes, porque este tipo de meditación, cuando no es bien interpretado su propósito, puede llevar a una abulia mental, lo cual es muy nocivo. La reflexión profunda y penetrante también es muy necesaria para llegar hasta la cima de las posibilidades psíquicas-mentales. Alertamos sobre esto porque algunos aspirantes han interpretado que la mente pensante (hemisferio izquierdo) debe ser trascendida y con esa incompleta interpretación solo practican “meditación zen” y jamás se ocupan de ‘reflexionar y discernir’ como es necesario hacerlo.

         Nuestro consejo es este: Encuentren la verdad en sus distintos aspectos; sean amplios y creativos en el ver; disciernan todo, y sepan que la trascendencia de la mente solo se logra penetrando en la mente primero hasta conocer todo su potencial, explorándolo y dominándolo finalmente. Esta es la única manera en que el verdadero DESPERTAR, que es el salto más allá de la mente cerebral, podrá suceder.
         Abran su mente todos los estudiantes, ampliamente, a estos conceptos, y sepan que “todo servicio real comienza con el DESPERTAR”. Cuando esto sucede fluyen energías superiores (supramentales) por el canal abierto del peregrino, y esto, en sí mismo, es servicio vital, porque es como el cauce de un arroyo que se ha abierto para que el agua de vida mane y mane…
         Llega un momento en el cual las ideas y creencias que eran útiles y necesarias en el sendero del alma (y que muchas almas aún precisan como guía, seguridad psicológica y “bastón”), se transforman en un obstáculo para el fluir del arroyo búdico-átmico. Es por ello que el concepto del VACÍO (sunyata) es de real importancia cuando es bien entendido.

         Ahora nos despedimos, dejando una vez más, conceptos para la reflexión de los estudiantes del mundo. Nuestras palabras van dirigidas a todas las Escuelas Internas manifestadas en la superficie; nuestras enseñanzas son ‘sin banderías’ y son para la libre reflexión. Entiéndanse así nuestros aportes.

         En Luz y Paz:

Instructores Internos, al servicio de las almas.

---------------------


         Al finalizar este escrito, quien escribe sintió aroma a incienso puro que venía por ráfagas; una de las tantas señales internas que a manera de confirmación a veces se manifiestan.




1 comentario:

  1. Aunque todo tenga un motivo, lo veamos o no, el despertar de la inteligencia es caprichoso, es como un regalo. Pero como todo en la vida, lo que llega se puede ir y desaparecer, hasta que por otro capricho de la vida vuelve a aparecer. Tal vez, con sólo abrir la puerta para que la inteligencia pueda llegar, ya está todo hecho.

    ResponderEliminar